El aceite de maíz no solo enriquece el sabor de las salsas y ensaladas, sino que también mejora la condición de la piel, el cabello y las uñas. ¿Qué propiedades y uso cosmético tiene el aceite de maíz? ¿Cuál es su composición?

Aceite de maíz: composición

El aceite de maíz es uno de los mejores aceites vegetales utilizados en el cuidado. Su composición lo determina porque el aceite de maíz contiene un total de un 85% de ácidos grasos insaturados, a saber, linoleico (omega 6) y oleico (omega 9). Además, es rico en vitaminas A, C, E y grupo B.

Aceite de maíz: propiedades cosméticas

El aceite de maíz más saludable que se puede obtener es sin refinar y prensado en frío. El producto natural es de color naranja o rojo, y después de los procesos de purificación, adquiere un color amarillo. El aceite de maíz pertenece a los aceites secantes, es decir, los que se oxidan al contacto con la luz o la humedad. Por lo tanto, para conservar sus propiedades el mayor tiempo posible, guárdalo de acuerdo con las recomendaciones específicas, es decir, en un lugar seco y a la sombra. El aceite de maíz está disponible en las tiendas de alimentos orgánicos, en Internet, mientras que el aceite para cocinar está disponible en los supermercados.

El aceite de maíz proporciona propiedades antioxidantes y también nutre, hidrata y fortalece eficazmente. Además, regenera las membranas celulares dañadas e inhibe el envejecimiento de las células.

Aceite de maíz: uso cosmético

Gracias al hecho de que el aceite de maíz contiene abundancia de vitaminas, ácidos grasos insaturados, fitosteroles y muchos otros nutrientes, funcionará para el cuidado de todo tipo de pieles. Sus propiedades serán apreciadas por las mujeres que tengan pieles secas, grasas, mixtas, maduras y atópicas. El aceite de maíz ayudará al tratamiento de la psoriasis gracias al equilibrio de los ácidos grasos omega 3 y omega 6, que alivian la inflamación de la piel y resuelven el problema de la deshidratación y descamación de la epidermis.

El aceite de maíz se puede utilizar en el tratamiento capilar con aceite. El cabello hidratado y los bulbos fortalecidos son los efectos beneficiosos del uso regular del aceite de maíz. Además, el aceite de maíz combate el problema de la caída excesiva de cabello. El aceite debe esta característica al contenido de vitamina K, que permite una absorción adecuada del calcio.

El aceite de maíz y sus efectos sobre la piel

El aceite de maíz se puede utilizar tanto en la piel seca como en la húmeda, dependiendo de nuestras necesidades; sin embargo, proporcionará una hidratación completa. Para este propósito, basta con masajear unas gotas de aceite en la piel de las zonas seleccionadas. El aceite de maíz también se puede aplicar en la cara: solo en una pequeña cantidad para que se pueda absorber fácilmente. Nada impide enriquecer una crema o un bálsamo corporal con unas gotas de aceite para intensificar sus efectos.

Con la ayuda del aceite de maíz, también se puede realizar un tratamiento con aceite para el cabello. Para muchas mujeres, el cuidado del cabello es una tarea desagradable y costosa: no solo requiere elegir los cosméticos adecuados (que cuestan mucho), sino también un uso hábil y sistemático. Imagínate que puedes cuidar el cabello de forma diferente a lavarlo con champú y aplicar un acondicionador. Para este propósito, aplica aceite en el cabello. El aceite de maíz será una buena opción. La cantidad de aceite depende de la longitud y el grosor del cabello, el grado de deshidratación y el grado de irritación de la piel. Después de una hora, es aconsejable lavar el cabello con un champú sin ingredientes irritantes, como SLS y SLES. Y eso sería suficiente.

El tiempo que dedicas al cuidado adecuado del cabello es desproporcionadamente bajo en comparación con los beneficios de la lubricación regular del cabello con aceite de maíz:

  1. Nutrición. El aceite de maíz contiene una gran cantidad de vitaminas y minerales que nos proporcionan un cuidado integral del cabello y del cuero cabelludo. Incluyen vitaminas A, C y K, y calcio, magnesio, potasio, yodo y ácidos grasos saturados.
  2. Regeneración. El aceite de maíz calma las irritaciones del cuero cabelludo, acelera la renovación celular y reconstruye el daño en el cabello.
  3. Fortalecimiento. El aceite de maíz fortalece el cabello y los folículos pilosos, y también reduce la caída y el riesgo de daños químicos.
  4. Mejora general de la condición del cabello. El aceite de maíz mejora la circulación sanguínea y ayuda a combatir la caspa.

El aceite de maíz y su efecto en las uñas

Las uñas deben nutrirse con aceite de maíz de la misma manera que la piel y el cabello. Para este propósito, extiende unas gotas de aceite por toda el cuerpo ungueal y las cutículas circundantes. Puedes esperar hasta que se absorba o lavártelo después de unos pocos minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *