La popularidad del ácido mandélico en cosmetología está creciendo. Aún así, es hora de que digamos unas palabras amargas al respecto. ¿Cómo funciona el ácido mandélico? ¿Para quién está recomendado? ¿Cuáles son las ventajas y desventajas de utilizarlo para tratamientos de belleza?

A medida que los exfoliantes mecánicos se desvanecen, los tratamientos con ácidos son cada vez más buscados. Son mucho menos irritantes. Gracias a su acción más suave, los ácidos son una opción común para eliminar manchas de pigmentación, eliminar cicatrices de acné, alisar y rejuvenecer la piel.

Entre los ácidos AHA (los más suaves), el ácido mandélico es el más popular. Se recomienda para la piel problemática que necesita cuidados intensivos. Desafortunadamente, debemos advertirte de que no funcionará en todos los casos.

¿Quién no puede aprovechar los beneficios del ácido mandélico?

La exfoliación con ácido mandélico no es adecuada para personas que luchan con la dermatitis atópica, herpes labial o lesiones cutáneas acompañadas de inflamación grave. A las mujeres embarazadas, cuya piel es mucho más sensible, tampoco se les aconseja usar el ácido. Por supuesto, estas son las indicaciones que muchas mujeres ignoran conscientemente, tentadas por la suavidad de este ingrediente.

¿Para quién se recomienda el ácido mandélico?

Deberías probarlo si:

  • tienes piel grasa o mixta;
  • tienes comedones;
  • tienes molestias de acné común;
  • quieres deshacerte de las manchas del acné;
  • ves que tu piel se ve cansada y pálida;
  • necesitas suavizar la piel;
  • deseas detener el proceso de envejecimiento;
  • tratas de mejorar el tono de la piel.

Gracias a sus propiedades y a su suave efecto sobre la piel, el ácido mandélico puede utilizarse en todo tipo de pieles y fototipos.

Si te apetece probarlo, comprueba:

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE EL ÁCIDO MANDÉLICO?

El ácido mandélico pertenece al grupo de los ácidos AHA. Puedes escuchar este nombre en los salones de belleza porque este tipo de ácidos se utiliza comúnmente para tratamientos profesionales, incluyendo la exfoliación.

Hay una interesante propiedad del ácido mandélico: gracias a moléculas ligeramente más grandes (en comparación con otros ácidos), éste trabaja más lenta y suavemente. Penetra lentamente en las capas más profundas de la epidermis, por lo que es más seguro y no causa irritaciones. Además, no sensibiliza la piel al sol, por lo que se puede utilizar también en verano.

Lo que vale la pena saber es que, en la mayoría de los casos, las exfoliaciones ácidas se mezclan con tratamientos acondicionadores para que trabajen aún más suavemente.

¿De dónde proviene realmente el ácido mandélico? Obviamente, proviene de almendras (Amygdalus Communis var Amara). Se extrae durante el proceso de hidrólisis del extracto de almendra amarga.

¿CÓMO FUNCIONA EL ÁCIDO MANDÉLICO?

  • Acelera la exfoliación de las células muertas de la piel mediante la relajación de los enlaces intercelulares y la estimulación de la microexfoliación.
  • Gracias a la exfoliación de la capa más externa de la piel, la piel se ve mejor: ilumina, reduce la decoloración, iguala el tono de la piel.
  • Desbloquea las salidas de las glándulas sebáceas y mejora su trabajo, bloqueando así la grasa de la piel y reduciendo los comedones.
  • Tiene un efecto antibacteriano y antiséptico, por lo que alivia, por ejemplo, las irritaciones e inflamaciones relacionadas con el acné.
  • También estimula la síntesis de colágeno y elastina, responsables de la firmeza y del ácido hialurónico que libera la humedad.
  • Ralentiza el proceso de envejecimiento de la piel, incluso el provocado por la radiación UV, con la condición de que se utilice con regularidad y en cantidades adecuadas.

Pocas personas saben que

La acción del ácido mandélico depende de la concentración y del pH: Cuanto mayor sea la concentración de ácido y menor sea el pH de la piel, más fuerte será la acción. Gracias a ello, podemos regular fácilmente el funcionamiento del ácido mandélico y adaptar el tratamiento a nuestras propias necesidades.

El ácido mandélico se puede aplicar a la piel de dos maneras

  1. Mediante una exfoliación profesional de ácido mandélico por una esteticista.
  2. Aplicando dermocosméticos de ácido mandélico en la privacidad de tu propia casa.

¿Cuáles son los lados malos del ácido mandélico?

Parece ser una sustancia impecable: actúa suavemente, elimina las manchas de pigmentación, rejuvenece y aumenta la hidratación, apta para el verano, disponible en los productos para la piel. Sin embargo, cuando lo miras más de cerca, ves las desventajas del ácido mandélico:

  • No puedes usarlo si tienes dermatitis atópica, psoriasis o enfermedades graves de la piel.
  • No es lo suficientemente fuerte como para suavizar las arrugas profundas y eliminar las manchas solares.
  • No es lo suficientemente barato para ser asequible para todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *